Sigamos Creciendo

25 enero, 2016 | 8:56 AM | Imprimir

Hemos entrado en una nueva etapa, estamos vivos ¡Qué bueno! Una prueba de que estamos vivos es: el crecimiento.
¿Qué pasos estamos dando? Leyendo libros, escuchando videos o audios educativos, tomando cursos, seminarios presenciales o por internet, mentores o amigos que saben más e inspiran.
I. Las capacidades recibidas vienen con la obligación de responder.
“Lo dividió en proporción a las capacidades de cada uno. Al primero le dio cinco bolsas de plata; al segundo, dos bolsas de plata; al último, una bolsa de plata. Luego se fue de viaje. El siervo al cual le había confiado las cinco bolsas de plata se presentó con cinco más y dijo: Amo, usted me dio cinco bolsas de plata para invertir, y he ganado cinco más. El amo lo llenó de elogios. Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo! A los que usan bien lo que se les da, se les dará aún más y tendrán en abundancia; pero a los que no hacen nada se les quitará aun lo poco que tienen”. Mateo 25:15, 20,21,29.

Somos únicos, valiosos y con un destino demasiado grande. Alguien está buscando gente con habilidades desarrolladas, aprendiendo, creciendo… ofreciendo nuevos niveles, mejores conquistas y ganancias.

Cuando Dios busca alguien a quien ascender no cierra los ojos y al azar dice: “éste” ¡No!
- Postergar satisfacciones, superar desalientos, soledades y fatigas tiene su recompensa.
- El crecimiento, la preparación abre nuevas puertas.
- Habilidades dormidas o estancadas aseguran desventaja.
- Si en su trabajo nadie le echa de menos, fácilmente será uno menos.
- Perfeccionamiento contínuo y buena actitud hará que nadie nos pueda ignorar.

II. Elegir la actitud, trabajar y ascender

“El SEÑOR te asegurará bendición en todo lo que hagas y llenará tus depósitos con granos. El SEÑOR tu Dios te bendecirá en la tierra que te da”. Deuteronomio 28:8.
“¿Has visto a alguien realmente hábil en su trabajo? Servirá a los reyes en lugar de trabajar para la gente común”. Proverbios 22:29

“No se dejen engañar por los que dicen semejantes cosas, porque las malas compañías corrompen el buen carácter». I Corintios 15:33

Los ganadores necesitamos asociarnos con personas inspiradoras que nos reten a llegar más alto, redimir el tiempo, desarrollar carácter y ser lo que Dios ha planeado que seamos y hagamos.

Hoy, creemos y declaramos que todo aquel que asuma su responsabilidad de seguir creciendo, Dios honrará sus esfuerzos y gustarán de mayores bendiciones, prestigio, conexiones divinas… ¡un mejor futuro!

Por: Evelio Reyes

Opinión Pastor Evelio Reyes

Comenta