14 de julio de 1969

21 julio, 2016 | 10:06 AM | Imprimir

El lunes 14 de julio de 1969 se desarrollaba la sesión del Consejo Permanente de la OEA, el embajador de Honduras intervino: “…aviones de la Fuerza Aérea Salvadoreña a las 18:15 horas bombardearon ciudades hondureñas y la Base Aérea Militar de Toncontín…”.

Aunque cuatro Corsarios despegaron inmediatamente, no lograron alcanzar los aviones que habían penetrado el espacio aéreo de Honduras. El 17 de julio, la Fuerza Aérea Hondureña derribó tres aviones e impidió el ingreso de una columna invasora, apoyando en tierra a la tropa que hacía lo propio en San Rafael de las Mataras.

El viernes 18 de julio, a partir de las 22:00 horas, entró en vigencia el cese al fuego. Honduras lo cumplió estrictamente, sin embargo, las fuerzas militares de El Salvador aprovecharon para internarse en comunidades fronterizas hondureñas, siendo obligados a replegarse el 4 de agosto.

El 30 de septiembre de 1969, se llevó a cabo la XIII Reunión del Órgano de Consulta de la ONU, Honduras planteó como primer punto la delimitación definitiva de la frontera con El Salvador. Pero fue hasta 1980 que se suscribió el Tratado General de Paz, que delimitó 232.5 km.

El 11 de septiembre de 1992, la Corte Internacional de Justicia emitió sentencia en el caso de la Controversia Terrestre, Insular y Marítima entre El Salvador y Honduras (Nicaragua interviene) quedando la frontera terrestre con El Salvador (374.5 kms.) completamente delimitada.

De acuerdo con la sentencia, y su ratificación en 2003: 1) El Salvador es limítrofe con Honduras, tanto terrestre como en las aguas del Golfo de Fonseca y el Océano Pacífico; 2) Isla Conejo es territorio de Honduras.

En el Golfo de Fonseca no se ha delimitado la línea de la bocana. Nicaragua y El Salvador, ignorando los derechos de Honduras, han firmado acuerdos sobre: Recursos Pesqueros; Terrorismo y Narcoactividad; y un Transbordador Internacional.

En junio de 2006, El Salvador publicó su “Libro de la Defensa Nacional”, estableciendo con la ayuda de un mapa, supuesta soberanía sobre Isla Conejo, y definiendo su límite al este, en el Golfo de Fonseca, con Nicaragua. Dos afirmaciones falsas y que atentan contra la integridad de Honduras.

Cuando se realizó la agresión, Oswaldo López Arellano, en diferentes ocasiones no ordenó el inmediato contraataque de Honduras, casi cinco décadas después, el Gobierno y la Cancillería han suprimido toda conmemoración de un acontecimiento histórico que forma parte de la configuración de la identidad nacional.

Por eso hoy, aunque sin actos oficiales, la nación brinda el más alto tributo a quienes defendieron la soberanía e integridad territorial el 14 de julio de 1969.

*Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Asiáticos

Graco Pérez

Graco Pérez Opinión

Comenta