Aguas de un océano no pacífico

25 julio, 2016 | 10:42 AM | Imprimir

El 12 de julio de 2016, la Corte Permanente de Arbitraje, con sede en La Haya, emitió una resolución en un caso que enfrenta a Filipinas, con China y con Taiwán, en el mar de China Meridional, pero que tiene repercusiones regionales y mundiales.

Se trata de una zona del mar de China, rica en recursos naturales, que también se disputan Vietnam, Malasia y Brunéi, vital para el comercio mundial y clave en la geopolítica de los Estados Unidos de América en Asia Pacífico.

En 2012 el Partido Comunista clasificó la zona como de “interés nacional esencial”. China considera el 90% del mar de China Meridional como parte de su territorio y está construyendo islas artificiales que tendrán uso tanto civil como militar.

China firmó la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (1982), pero bajo la excepción de la aplicación del arbitraje y otros procedimientos de solución obligatoria, respecto a las controversias de delimitación marítima.

De acuerdo con la Corte, China ha violado los derechos de Filipinas al explotar recursos, dañado la naturaleza al ampliar artificialmente varios islotes, y realizar maniobras peligrosas ante embarcaciones filipinas.

Como lo hizo sobre las islas Diaoyu / Senkaku que se disputa con Japón, China ha declarado que está dispuesta a tomar “todas las medidas necesarias”, incluso la definición de una zona de exclusión aérea.

Además de disuadir a otros países que podrían verse tentados a seguir el ejemplo de Filipinas, algunos expertos creen que las aguas más profundas del mar de China pueden representar en el futuro, el escenario estratégico para los submarinos chinos.

Por su parte, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, afirmó que no acepta el fallo y aseveró que no es vinculante. Reiteró la soberanía sobre islas y aguas en el mar de China Meridional, y realizó una inspección a bordo de la fragata que partió en una misión de patrullaje de rutina en aguas cercanas a las islas Spratly.

La Corte dictaminó que las formaciones de las islas Spratly, incluyendo la isla de Taiping, bajo jurisdicción de Taiwán, no son consideradas islas ante el Derecho Internacional, y no tienen derecho a zonas económicas exclusivas.

El mar de China Meridional, incluye rutas marítimas de embarques de petróleo procedentes de Medio Oriente, transporte de contenedores de Europa, y es sobrevolado constantemente por aeronaves militares y comerciales.

Un conflicto en la zona por donde circula un tercio del tráfico marítimo mundial puede tener consecuencias globales, convirtiendo el mar de China Meridional en aguas de un océano no pacífico.

*Máster en Relaciones Internacionales y en Estudios Asiáticos

-Graco Pérez

Graco Pérez Opinión

Comenta