TALES

5 noviembre, 2016 | 11:12 AM | Imprimir

Luz Ernestina Mejia P.

Que libertad de los movimientos internos de los partidos políticos es la que pretenden vender las bancadas Nacional y Libre? Las tales candidaturas por consenso, lo que aseguran es el arraigo del caudillismo. Todos los partidos lo padecen. Contradictorios en sus nombres ambos partidos, pues ni uno vela por lo nacional sino por lo particular de sus dirigentes, como tampoco goza de autonomía el segundo, tristemente capturado, sin que  cesen por alcanzar sus objetivos, ajenos a la conveniencia hondureña.

Sometido al palpito del convincente y convencido, Presidente Manuel Zelaya, Libre fue vuelto una pieza más en el tablero dominado por la estrategia del Partido Nacional. Porque la tiene. No así los otros partidos cuya reactividad, improvisada como desafortunada, evidencia una vez más la ausencia de liderazgos.

No hay fortalecimiento democrático en la tales candidaturas por consenso.  Lo que persiste son los neo caudillismos, ya viejos en realidad, para asegurar que los partidos políticos continúen siendo un activo más en sus patrimonios personales. Las tales candidaturas por consenso implican autoritarismo e imposición. Sería la egregia voluntad de esos barones de la política, la que prevalecería en la escogencia de las precandidaturas en todos los niveles electivos. Y en ello insisten. Ahí parece originarse la valiente denuncia de la pre candidata liberal Gabriela Núñez. La presionan para que desista de su aspiración presidencial.

No fue así siempre,  ahora ha crecido. Ya alcanzo más credenciales profesionales, de capacidad  y de probidad que las que tuvieron ellos y cualquier otro. Ya tiene el empaque, como diría aquel que dijimos.  La misoginia endémica no puede digerirlo tampoco, excepción potencial que se tratara de una esposa o de una hija. El Partido Liberal debe ser consistente con su votación en contra de las tales candidaturas por consenso: que las planillas liberales sean modelo de participación democrática. Que eviten las múltiples candidaturas impuestas, dizque por consenso.

Luz Ernestina Mejía Opinión

Comenta