Nuestra actitud frente a una institucionalidad desarticulada

21 noviembre, 2016 | 10:09 AM | Imprimir

JUAN FERRERA

Empresario

Las investigaciones divulgadas por algunos medios de comunicación tanto en Honduras como en el mundo nos están dando la campanada de que nuestra institucionalidad no ha respondido como debe ser, producto de su desarticulación. Es necesario, reflexionar sobre estas publicaciones, analizar esos señalamientos nacionales e internacionales y reaccionar para tratar de volver por los fueros de un Estado de derecho.

Esos señalamientos que van en el sentido de que no se garantiza el respeto de la vida, de la Constitución, el vapuleo de la violencia, del crimen organizado y del narcotráfico no es algo que al pueblo hondureño le haga sentirse orgulloso. Por lo tanto pregonar que tenemos un Estado de derecho cuando no hay respeto por las normas es una farsa.

Ante tales circunstancias, no podemos seguir siendo los hombres y mujeres de Honduras que no hacemos las cosas como deben hacerse. Este país no puede irse fracturando por pedazos y nombrándose una comisión para depurar en cada caso. Esto quiere decir que el cáncer está en todos los segmentos de la sociedad y en todo el estamento del Estado, por lo tanto hay que entrarle de una forma organizada y seria; de ahí la necesidad de liderazgos para lograr ese Estado de derecho que queremos.

Debemos tener claro que no es la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) ni la comunidad cooperante quienes nos van a venir a resolver esa acumulación de problemas en la institucionalidad, agradecemos su respaldo, pero somos los hondureños los llamados a solucionar nuestras crisis. Eso solo se va a lograr trabajando juntos, dejando atrás esa tolerancia que permitió el crecimiento de la corrupción, de la actividad criminal que se convirtió en crimen organizado, porque los ejemplos no se dieron desde el poder hacia la sociedad. Como vemos en los medios de comunicación, fue esa indiferencia a la permeabilidad de las instituciones que han profundizado el caos, llevando a Honduras a ser un Estado secuestrado por los corruptos, por los violadores de la ley y por las mafias con poder.

Juan Ferrera Opinión

Comenta