Una Navidad que llama a la alegría y la unidad

5 diciembre, 2016 | 9:02 AM | Imprimir

JUAN FERRERA

Empresario

Llegó un nuevo período de Navidad que nos llama a la alegría y a la unidad. Es que el reencuentro de la familia y de la sociedad es el fundamento esencial de la vida y de la nación.

No debemos seguir dividiendo a la familia hondureña con asuntos políticos o diferencias económicas, creando injusticias sociales cuando lo ideal es trabajar juntos en un objetivo común: el bienestar y la felicidad para todos. La Navidad, que nos recuerda la llegada del hijo de Dios a la tierra, debe ser también una época de reflexión sobre nuestras actuaciones, sobre qué hemos hecho para cumplir con el mandato divino de amar al prójimo como a uno mismo. No es un tiempo para gastar lo que uno no tiene.

No debe convertirse en un mes de depresión porque no se cuenta con dinero para regalos, para la pierna de cerdo, para el pavo; por el contrario, debemos actuar responsablemente con nuestro presupuesto familiar, no desajustarnos ante la avasallante publicidad comercial. Las cosas más elementales de la vida no están en darnos algo que no podemos comprar, basta un nacatamal de esos que hemos conocido y comido desde niños, y compartirlo en familia.

Las personas y los pueblos que encuentran la felicidad no necesariamente son los que más tienen para derrochar, sino aquellos que aprendieron a vivir con lo que realmente disponen. Además, recordemos que el niño Dios no nació en un palacio ni en medio de un jolgorio y el bullicio de petardos, por el contrario, vino al mundo en un pesebre humilde, lleno del olor del cuerpo de las bestias del establo. Si de esta forma vino al mundo el dueño de la vida y de la muerte, el que es capaz de ordenarle al viento que se calme, entonces por qué desesperarnos y entristecernos al no tener para gastar al recordar su nacimiento.

Si vivimos la Navidad con lo poco que tenemos y en la unidad familiar, con los años seguiremos recordando esos momentos y más cuando nuestros padres ya no están; buscaremos trasladarle a los hijos y a los nietos ese espíritu de alegría navideña. A todos los hondureños les deseo una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.

Juan Ferrera Opinión

Comenta