El imperio de la Constitución

12 diciembre, 2016 | 9:26 AM | Imprimir

Por Olban Valladares

Escuché con mucha preocupación las declaraciones del señor jefe del Estado Mayor Conjunto en relación con el papel que deben jugar las Fuerzas Armadas en estos momentos de crisis institucional, frente a las puertas de un golpe contra la Constitución inspirado y promovido por el Ejecutivo en confabulación con el Congreso, la Corte Suprema y el Ministerio Público con el fin de instaurar en Honduras el continuismo.

Preguntaba el jefe militar ¿qué es lo que pretendía el pueblo opositor, que el instituto armado diese un golpe? Y a renglón seguido recalcaba que la fuerza armada era, tal como lo establece el artículo No. 272: “profesional apolítica, obediente y no deliberante” dando a entender también que, como están subordinados al poder civil, no pueden actuar si no reciben una orden directa de su comandante en jefe, el Presidente de la República, o de la Corte, como ocurrió en 2009

Olvida el comandante militar que la razón misma de la propia existencia de las FF AA, tal como lo establece, sin lugar a interpretaciones, el segundo párrafo del  mismo artículo No. 272, es “defender” y “mantener”, entre otros, el “imperio de la Constitución y la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia”. En ningún artículo se condiciona el cumplimiento de esta responsabilidad ineludible, a que las FF AA necesariamente deban recibir instrucciones precisas de ningún otro poder para cumplir con sus obligaciones y esto es tan lógico que no admite interpretación o excusa para no actuar, sencillamente, porque si la amenaza contra la Constitución y particularmente la violación de los artículos de la “alternabilidad” y “no reelección” se gestan precisamente dentro del Ejecutivo o cualquiera de los otros dos poderes, las FF AA están obligadas a cumplir disciplinadamente con su responsabilidad constitucional y esto no significa tener que llegar a la última instancia de recurrir al uso de las armas.

El general Walter López Reyes con un telefonazo desbarató, en su momento, una conspiración gestada también por el Ejecutivo, en complicidad con algunos diputados, con el fin de extender ilegalmente el mandato de Suazo Córdova. Sr. comandante, tome usted también el teléfono y aconseje o adviértale a su jefe que las FF AA no le acompañarán en esta otra aventura violatoria de la Constitución y que todos debemos “aprender a vivir en democracia”.

*Empresario y analista

Olban Valladares Opinión

Comenta