Irreverentes

17 enero, 2017 | 2:22 PM | Imprimir

GASPAR VALLECILLO MOLINA

“Libre es un proyecto de Dios, que nace de una lucha en contra de un golpe de Estado”. Xiomara Castro. No niega la cruz de su ignorancia. Necesitamos un gobernante física y mentalmente sano, nunca otro incapaz, irresponsable y corrupto, cuyos antecedentes personales y familiares no afecten su desempeño y que su preparación académica garantice una gestión en beneficio del pueblo, que nunca ejerce a conciencia el derecho de elegir y es embrutecido por el populismo que no da salud, educación, trabajo, seguridad y menos progreso. 20 años con liberales y 12 con nacionalistas sin lograrlo y seguimos sin apreciar ni valorar lo poco bueno que se hace y mantenemos una oposición cínica que critica sin proponer. Proyecto abyecto. ¿Con que cacumen si no hay seso? Los blasfemos usan a Dios para justificar fechorías, se santiguan, se “pumpunean” el pecho, se confiesan y comulgan sabiendo que su corrupción jamás será perdonada. Son irreverentes, porque irrespetan la religión que dicen profesar al atreverse a decir que su partido y por ende su candidatura es “un proyecto de Dios”.

Insolencia intolerable. Irreverente. Cuando el profano, el caso en referencia, carece de conocimiento y autoridad en una materia trata lo sagrado sin ningún valor, haciendo uso indigno de lo que se considera respetable. Desdeñoso e impío descaro. Irreverente es la persona que muestra, implica o denota falta de respeto. Vergonzoso descaro. Es una pena que la precandidata no tenga recato, es comprensible por su bagaje educacional, pero inaceptable por su aspiración presidencial.

Atrevido desconocimiento. Ernesto Guevara escribió con inequívoco acierto que “un revolucionario debe ser inteligente”. Para aspirar, sin divinidades, ese requisito es incuestionable. La capacidad del inteligente se nota. La ignorancia brota, salpica y contamina. El papa Francisco ha dicho que “la hipocresía es el lenguaje de los corruptos” y afirma que los corruptos son “el anticristo”, hacen mucho daño a la Iglesia y son “un peligro, ya que son adoradores de sí mismos, solo piensan en ellos y consideran que no necesitan de Dios”.

Pero claro lo mencionan para todo en todos sus actos públicos para explotar el sentimiento cristiano de un pueblo creyente en espera que Dios se apiade de él y que los candidatos de su simpatía les devuelvan la esperanza de tener aún una mejor patria.

“Al menos dos tercios de nuestras miserias provienen de la estupidez humana, de la malicia de los hombres y de los grandes motores justificadores de la malicia y la estupidez, como son el idealismo dogmático y el sello proselitista en nombre de las ideas políticas y religiosas”.

Aldous Huxley. Excelente mensaje para los irreverentes que para desgracia de Honduras, pululan y pretenden someterla a sus alienados lineamientos muy lejos de ser congruentes con nuestra realidad empobrecida por el saqueo de los corruptos, la improvisación de los incapaces y la pasividad de un pueblo que perdió hace mucho el coraje de luchar contra un sistema donde todos, gobierno y oposición, se confabulan sin pensar y menos sentir amor por esta tierra que está quedando infértil de gente proba, desolada de inteligentes con oportunidad y repleta de maletas por llenar con lo poco o casi nada que aún nos queda. Vienen días más difíciles, con tantos mentecatos haciendo permanente confrontación irrespetuosa y sin respaldo del elemental conocimiento para gobernar. Además de irreverentes.

*drgvallecillo@yahoo.com

Gaspar Vallecillo Molina Opinión

Comenta