Corrupción “emblemática” sin castigo

31 enero, 2017 | 1:05 PM | Imprimir

El escándalo de la corrupción del poder político y/o económico es transitorio y fugaz. Con la impunidad nos restriegan su delito porque saben que nada ni nadie los tocará, a pesar de estar marcados. Son emblemáticos por significativos, representativos y característicos del pudiente en el gobierno y empresa privada, sin menospreciar la corruptela multiplicada y sumada que nos divide y resta ante el mundo como corruptos con sus sinónimos alegóricos de descomposición y vicio. Deshonestidad. Seguro que somos el país con más leyes en el mundo, para todo y todos y para nada sirven. Se amontonan, repiten y reciclan, se ablandan, endurecen y publicitan como conquistas del siglo en la lucha anticorrupción. “Como jamás antes”.

Todo el estamento legal aplaude y jura, “Hoy sí, nunca más”. Mienten. Nuestro remedo del Estado de derecho enmudece, sabe que nada es verdad, que todo es igual que ayer y será peor mañana, porque un mejor mañana es utopía, media verdad y mentira sin respuestas y olvidos, donde los corruptos celebran la inaplicabilidad de la ley que no es para ellos, sino para aquel que delinque en medio de la pobreza por su mísera condición de abandono. Más el crimen y maras, que bien organizadas retan a la seguridad y a la justicia porque saben que son, aún corruptas. Sin confianza.

Los emblemáticos corruptos son “graníticamente unidos”, dicen los políticos de cabeza pétrea y así fue, es y será. Las denuncias se apilan desbordando archivos olvidados. Qué descaro. Y ahora hablan de adecentar las campañas políticas que siempre han sido cuestionadas por los mismos que las corrompen y venden al mejor postor. Estoy convencido que la política sucia, como la nuestra, es sin duda un negocio rentable, no se declara la inversión y menos la ganancia que puede ser en efectivo o en especies, chambas y poder. Por eso hay tanto calculador politiqueando y muchos ayer anodinos que hoy son millonarios que no pueden justificar su enriquecimiento. Pero aquí todo es posible aunque nada sea plausible.

Las campañas seguirán siendo lo que han sido. Corruptas. Del IHSS hay pocos detenidos en comodidad. Otros se esconden, la justicia sabe. Van y vienen presentaciones, escandalizan por poquitos sin concluir. Más corruptos afloran que se defecan desmintiendo cuando nada sintieron al robarle el bienestar al enfermo necesitado. Deben ser requeridos, enjuiciados y encarcelados. El único entusiasta creyente es JOH con su “caiga quien caiga”. Ningún emblemático ha caído, siguen negociando para proteger a los cerebros del mal. Así jamás habrá justicia. El que cae una vez cae siempre. El que nace corrupto muere corrupto. En Honduras todos nos conocemos. No hay pierde.

Si ya hay ladrones del IHSS sentenciados, deben estar en El Pozo para que sientan el gozo de ser referentes. Que el delincuente de Mario Zelaya dé consulta en un hospital público es ilegal. Debe expulsarse deshonrosamente del Colegio Médico, de por vida. Están destruyendo la Trans Corrupción y la convirtieron en secreto edilicio. Ocultar la verdad es complicidad y corrupción. No merecemos ese trato cuando somos ciudadanos que cumplimos nuestros derechos y deberes. Y pagaremos lo que se robaron y no hicieron. Hay infinidad de casos significativos engavetados por los que firman acuerdos y nuevas leyes con las que no sabemos si reír o llorar, porque la corrupción emblemática seguirá sin castigo. Apostemos.

drgvallecillo@yahoo.com

Gaspar Vallecillo Molina Opinión

Un comentario


  1. Roomsfareacibi, 2 Mess ago Respuesta

    El lema es, “Caiga quien caiga”, menos los nuestros… Me imagino que sus artículos son cada vez más difíciles de escribir ante tanta vergüenza.


Comenta