Principios tributarios y el nuevo Código Tributario (II)

16 marzo, 2017 | 2:33 PM | Imprimir

Por Arturo Alvarado Sánchez

Complementando nuestra entrega anterior, deseo mencionar otros principios tributarios comúnmente aceptados. Para el caso, el principio de irretroactividad, que establece que ninguna norma tributaria puede ser aplicada a hechos fiscales de períodos anteriores, sino que se tiene que aplicar a partir de su fecha de promulgación como ley; el principio de justicia, que enfatiza que los ciudadanos pertenecen a una sociedad y gozan del derecho de recibir servicios, protección y disfrutar de bienes dentro de un orden tutelado por el Estado para el individuo, la familia y la sociedad y, por lo tanto, es de justicia que en reciprocidad los ciudadanos paguen sus impuestos; el principio de certeza, el cual requiere que haya claridad en todos los elementos de los tributos y en su aplicación, tanto para los servidores públicos como para los contribuyentes; el principio de comodidad, que establece que los tributos deben ser recaudados en la época y forma más conveniente para el contribuyente. Los principios son importantes en toda norma o ley porque establecen derechos y deberes para todas las partes y, por lo tanto, son de estricto cumplimiento. Dicho lo anterior, continúo con algunos de los aspectos más importantes del nuevo Código Tributario y  (OT) y otros interesados.

Determinación de hechos y simulación: Los hechos con relevancia tributaria tienen que determinarse con los mismos criterios, formales o materiales, utilizados por la ley al definirlos o delimitarlos. En caso de actos o negocios simulados, el tributo se aplicará atendiendo a los actos o negocios realmente realizados. Clases de responsabilidad tributaria y aduanera: Se define muy claramente la aplicación de la responsabilidad subsidiaria o solidaria. Derechos y garantías de los obligados tributarios: El Código expresa claramente lo que constituyen los derechos de los OT y entre los más relevantes se pueden mencionar el derecho a ser tratado con decoro, respeto, dignidad imparcialidad y ética; derecho al carácter reservado de los datos, informes y antecedentes tributarios, así como de la información contenida en las declaraciones, informes y estudios de los OT; derecho a no proporcionar los documentos ya presentados en cualquier diligencia, expediente o tramitación que se encuentre en poder de las autoridades; derecho a que ninguna actuación material limite los derechos establecidos en el Código y demás leyes tributarias y aduaneras; derecho a la presunción de inocencia, al debido proceso, a ser oído y vencidos en juicio y al derecho de defensa. Declaraciones y manifestaciones: El OT solo debe presentar las declaraciones, autoliquidaciones e informes establecidos en la ley. Cualquier información adicional que se requiera a los OT se debe denominar manifestaciones y las sanciones deben estar tipificadas en el Código.

Resoluciones: Deberán ser siempre motivadas y contener en párrafos separados y numerados los fundamentos de derecho que las sustentan, los recursos que procedan contras las mismas, los plazos y el órgano para interponerlos. La base imponible: Debe estar siempre consignada en la ley y fundarse en la realidad económica, en los usos normales y ordinarios de los negocios y en las normas y reglas contables generalmente aceptadas. Debe, además, ser proporcional al hecho generador y tener en cuenta la capacidad económica del OT. Medidas desjudicializadoras: Cuando a un contribuyente se le acuse de haber cometido un delito tributario tendrá la oportunidad de pagar el tributo con sus multas e intereses, antes que el Ministerio Público presente requerimiento fiscal. También cesará la persecución penal cuando el OT pague las obligaciones tributarias con sus multas e intereses antes de la celebración de la audiencia preliminar. Tribunales tributarios y aduaneros: El Código otorga un plazo de cinco años para el fortalecimiento técnico, especializado y presupuestario de estos tribunales y transcurrido este plazo, el OT ya no tendrá que rendir fianza para defenderse en los tribunales. Mientras tanto, la fianza se ha establecido tomando en cuenta el tamaño de los OT.

El nuevo Código Tributario es un instrumento que garantiza los derechos de los obligados tributarios y le permite a las autoridades ejercer sus responsabilidades de cobro de los tributos. Sin embargo, los derechos, aunque estén claramente plasmados en un instrumento legal, no servirán de nada si al momento que se les violen, los OT no hacen uso de los recursos que el Código pone a su disposición. Para finalizar, se recomienda a los ciudadanos que se familiaricen con el contenido del Código.

*Exministro de Finanzas

Arturo Alvarado Sánchez Opinión

Comenta