InicioTendenciasFuturoEstudio: El CO2 genera acidez también en los lagos

Estudio: El CO2 genera acidez también en los lagos

Estudio: El CO2 genera acidez también en los lagos

El dióxido de carbono (CO2), uno de los gases causantes del efecto invernadero, no sólo genera acidez en los océanos, sino también en los lagos y pantanos, según un estudio elaborado por biólogos de la Universidad alemana de Ruhr en Bochum.

Mediante datos a largo plazo, los expertos han probado que el contenido de CO2 en cuatro embalses en Renania del Norte-Westfalia se ha triplicado en un intervalo de 35 años.

Estudio del CO2

Con el incremento de CO2 el agua se volvió más ácida: el valor del ph retrocedió una media de cerca de un 0,3.

Sin embargo, no se hundió por debajo del valor del agua pura, la considerada como neutral.

Los investigadores analizaron el agua de los pantanos de Möhne, Henne, Lister y Sorpe. Y suponen un efecto de este tipo también en muchas otras aguas dulces en todo el mundo, en algunas de las cuales ya se ha comprobado.

Acidez en lagos

Los científicos, bajo la dirección de Linda Weiss de la cátedra de ecología evolutiva y biodiversidad de animales, publicaron sus resultados en la revista especializada “Current Biology”.

Como consecuencia de la subida del CO2, los expertos temen una remisión de las fuerzas de defensa de las pulgas de agua (Daphnia).

En el laboratorio, estos mini crustáceos, conocidos como los artistas de la supervivencia, no pudieron defenderse suficientemente contra los predadores en concentraciones muy elevadas de CO2.

Estas concentraciones podrían ocurrir si se mantiene un constante aumento de las emisiones de CO2.

De acuerdo con la información de los biólogos, la reacción típica de defensa es erigir púas en el cuello o modificar el tamaño corporal.

El CO2 influye muy probablemente en el sistema nervioso, alertaron.

Probablemente la entrada de material orgánico como hojas en los embalses sea corresponsable de la reducción del valor de ph y de la posterior reducción de CO2, explicaron.

Si como consecuencia desaparecen del agua estas pulgas que se alimentan de algas, esto podría tener repercusiones en animales acuáticos más grandes, alertaron.

Los biólogos de Bochum quieren continuar investigando este tema. De acuerdo con Weiss, se sabe que también en lagos de otros países como en Estados Unidos han subido los valores de CO2.

Sin embargo, aún no se han presentado para estos valores datos a largo plazo. Otros lagos en Estados Unidos, Australia o en el distrito de lagos en Inglaterra podrían suministrar material suficiente, indicó Weiss.

El objetivo es tener conocimiento del aumento de CO2 en los lagos de agua dulce en todo el mundo y sus posibles efectos sobre las especies que viven en ellos, señaló.

La Sociedad Alemana de Limnología (DGL) -que aglutina a los expertos que estudian los aspectos físicos y biológicos de los ecosistemas de agua dulce- mantiene como lógicos los efectos de un incremento del CO2. Hay que ocuparse ahora más de los efectos en las aguas dulces, declaró su presidente, Mario Sommerhäuser.

 

Fuentes: DPA

Compartir con: