una amenaza

Radio América. A juicio del analista Julio Navarro, la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH) puede ser “una amenaza a la armonía” que ha existido entre el presidente de la República con los demás poderes, Legislativo y Judicial.

Navarro señala que tanto el Gobierno del ex presidente Porfirio Lobo Sosa y el mandatario Juan Orlando Hernández han “funcionado muy bien con los poderes del Estado (por lo que) hoy la MACCIH sea una amenaza a esa armonía”.

El analista manifiesta que la actual administración gubernamental tiene “problema con la MACCIH porque lo confrontó con el Poder Legislativo”, cuando la Misión presentó la denuncia contra la denominada red de diputados y luego el presidente Hernández vetó la Ley de Privación de Dominio.

Publicidad

En ese sentido, Navarro indica que al Gobierno hondureño no estaría interesado en el funcionamiento de la MACCIH, contrario a Estados Unidos que a través de su embajadora Chargé Heide Fulton ha expresado preocupación por el no nombramiento de un nuevo vocero de esa Misión de la OEA.

Diálogo

Respecto al diálogo para resolver conflictos políticos en el país, Julio Navarro considera que el gobernante Hernández se verá “obligado a entrar a un diálogo serio para resolver parte de los problemas que han generado crisis entre las fuerzas políticas”.

Navarro comparó el conflicto que hay en Nicaragua, donde el presidente Daniel Ortega ha aceptado sentarse en una mesa del diálogo, días después de manifestaciones de la población, por descontentos por medidas de su Gobierno.

“El presidente Hernández no debería dar más largas al diálogo, porque si Nicaragua resuelve su problema por esa vía y Honduras sigue empantanada dándole largas porque creyendo que con eso debilita las fuerzas, es una política equivocada.

Señaló además que en Honduras no se ha llegado al límite de los peligros que ha visto el jefe nicaragüense en las manifestaciones de diversos sectores.