InicioOpiniónEl Laicismo, principio-tesoro, del liberalismo doctrinario

El Laicismo, principio-tesoro, del liberalismo doctrinario

La nueva República

El Laicismo, principio-tesoro, del liberalismo doctrinario

El Laicismo, principio-tesoro, del liberalismo doctrinario

En Francia, como preámbulo de la revolución, uno de sus detonantes fue la relación, — Iglesia -Estado, — Iglesia – Ilustración.

Y fueron catalizadores, la Inquisición española y el protestantismo europeo.

Solo volvieron las aguas a su curso normal, cuando el engendro híbrido,— Iglesia – Estado, fue sustituido por el Laicismo.

La Enciclopedia de d’Alembert y Diderot, pasando por el Terror, la Guillotina, hasta llegar a la razón.

El código civil napoleónico de 1804.
El matrimonio civil.
Muchas aguas han pasado bajo los arcos de los puentes de París hasta lograr una relación, casi armónica de separación — Iglesias – Estado.

Es bueno recordar a los verdaderos y únicos padres de la patria, fundadores, formadores de la República, la Ley de Cultos, del General Francisco Morazán, la revolución Liberal de Marco Aurelio Soto, Ramón Rosa confirmando, modernizando, atemperando.

El Laicismo es una forma de pensamiento que se encuentra por encima de las creencias, incluso, abarca armónicamente a todas ellas, para conjuntarse en un código de convivencia humana que sostenga la libertad de las ideas y confesiones distintas y aun contrapuestas, en ejercicio de la universalmente admitida, libertad de conciencia y con todas sus libertades consecuentes.

Básicamente, para la paz y convivencia humana y concepto válido para todas las vocaciones, independientemente, de las de mayores proporciones de cualquier credo.

Así lo expresa el sabio y prócer Domingo Faustino Sarmiento incluso, ya de niños, aprendíamos, en un libro de lectura del tercer grado, de su grandeza intelectual.

No trastoques este este pilar fundamental de armonía y convivencia humana, logrado por gran parte de la humanidad a muy altos costos.

La Docta Conferencia Episcopal de Honduras En un comunicado a la sociedad y feligresía considera la lectura de la Biblia en las escuelas, una solución superficial y no un recurso para aprender valores. Más bien se ve como un DISTRACTIVO.

Se amerita otro ámbito, otra clase de solución, más integral, más profunda, más didáctica.
Aparte de las escuelas, está el recurso real, la Familia, los niños: por medio de la Catequesis:
-Breves preguntas
-Breves respuestas
– Los conspiradores, atentan contra la unidad del Estado, al presentar moción en el Congreso Nacional, para neutralizar, el Laicismo en la educación Pública.

Art.151 Constitucional
Por tanto; cometen delito de TRAICIÓN A LA PATRIA

Armando León Gómez
Q.Q.F.F., profesor de Ecología

Mandoleon39@gmail.com

Lea también De nuevo la Sala de lo Constitucional

Compartir con: