Honduras abrió la participación latinoamericana en el Mundial de atletismo de Londres-2017, este viernes, y se despidió por la vía rápida, con la eliminación de Rolando Palacios, su único representante, en la ronda preliminar de los 100 metros.

Palacios, de 30 años, acudió a la cita invitado para tomar parte en la distancia corta. Acabó con un crono de 10.73, en cuarto lugar de su serie, muy por detrás de su mejor crono personal (10.22) y de su mejor tiempo de este año (10.54).

Se clasificaban los tres primeros de cada serie y los dos mejores repescados por tiempos.

Declaraciones de Rolando Palacios

Publicidad

“Me siento mal, muy mal. Un 10.73 es muy malísimo para un Mundial. Intentaré seguir tabajando para grandes resultados para demostrar que en Centroamérica hay también atletas de élite”, declaró al AFP tras el final de su serie.

Palacios acabó decimoquinto del total de la ronda preliminar, a apenas dos centésimas de poder clasificarse a la primera ronda, algo que se le escapó en el último momento, por una cuarta serie más rápida.

“Me sentía bien, pero lastimosamente uno no siempre logra lo que quiere. El año que viene quiero poder correr 10.25, para demostrar que todavía puedo más, al menos competir dos años más. Para los Juegos de 2020 veremos, estando en Honduras es muy complicado. Espero que los que vengan después de mí lo hagan mejor que yo”, apuntó en un mensaje con sabor a despedida.

Rolando Palacios, que en sus inicios fue compañero de entrenamiento de Usain Bolt y más recientemente del dominicano Luguelín Santos, es un nombre habitual en las grandes citas de atletismo en representación de Honduras.

El de Londres-2017 fue su sexto Mundial al aire libre y estuvo además en dos Juegos Olímpicos, en 2008 y 2016.

Honduras nunca ganó una medalla en la historia del Mundial de atletismo. Entre los países centroamericanos solo figura en el palmarés de este evento Panamá, con un oro y una plata.

dr/pm