Radio América. Susette Atuán Rojas quedó absuelta este domingo por el delito de lavado de activos en el caso empresas “fantasmas” del Instituto hondureño de seguridad social (IHSS) con las que se aprovecharon para desfalcar casi 300 millones de lempiras.

Tras la resolución en la Sala II del Tribunal de Sentencia, Atúan Rojas dio gracias a Dios al ser declarada inocente, pero a la vez cuestionó el tiempo lejos de su familia al guardar prisión injustamente.

“No guardo rencor, yo bendigo a mis enemigos… ¿Quien me va a recompensar estos dos años lejos de mis hijas?…¿quién me ayudará a pagar los abogados?”, expresó minutos después del fallo.

Publicidad

“Me dejaron sin trabajo, me aseguraron ilegalmente mi bien inmueble y dos años después se muestra mi inocencia en juicio oral y público”, manifestó.

Posteriormente Susette entre una mezcla de emociones se abrazó con su madre, quien también lloró amargamente la condena de su otra hija Michelle Rojas.

“Esto es una injusticia mamá, cómo Dios puede permitir esto, si Él sabe que yo no tengo nada que ver” decía inquebrantable Michelle. Minutos después fue separada para ser llevada de vuelta a la cárcel en Támara.

“Mi corazón en este momento está partido en dos, porque dejó a mi hermana en la cárcel y yo salgo en libertad, es un dolor muy grande para mí”, dijo en primera instancia Susette quien invitó a no juzgar resaltando que su victoria tuvo sabor a miel.