A 10 meses de dejar el cargo, el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, viajó a La Habana. Es la primera vez en 88 años que el más alto dignatario estadounidense en turno puso el pie, seco o mojado por la lluvia, en tierras cubanas.

A pesar de las opiniones encontradas sobre su viaje y agenda, el presidente Obama, en esta ocasión con su familia, sigue agregando hitos a su legado histórico. Jimmy Carter lo hizo en 2002, pero dos décadas después de haber dejado la Casa Blanca.

En 1928, el presidente republicano Calvin Coolidge había viajado a la capital cubana para participar en la VI Conferencia Panamericana, antecedente de la Organización de Estados Americanos (OEA), a la cual Cuba no ha querido reintegrarse.

Publicidad

El viaje del 20 al 25 de marzo de 2016 a Cuba y Argentina coincidió con la Semana Santa y, aunque no participó en la bendición de las palmas, el mismo día de su llegada el presidente Obama se encontró con el cardenal de Cuba en la catedral.

Los presidentes Obama y Castro se reunieron por tercera vez, en esta ocasión en el Palacio de la Revolución. La revolución musical llega con “Satisfaction” y los Rolling Stones. Estas visitas marcan un cambio de época, pero no giros significativos. Los papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco han hecho lo propio.

En América Latina, el presidente Obama, quien se define como un internacionalista idealista, puede poner a prueba su política exterior basada en el multilateralismo. Cuba es un ejemplo de la política de diálogo.
Aunque ese diálogo no será bienvenido por una de las partes sobre el tema de los Derechos Humanos y por la otra sobre Guantánamo, en el telón de fondo, escapando de las manos de ambos mandatarios está el embargo, que no permite una “normalización” de relaciones.

Otros temas, pero en la agenda sudamericana, son el proceso de paz en Colombia y las relaciones con Venezuela. El presidente Maduro viajó a Cuba solo dos días antes que el presidente Obama, y 15 días después que se le prorrogaran las sanciones a su Gobierno.

El evento político interno más cercano en Cuba es el congreso que celebrará en abril el Partido Comunista, que se centrará en revisar el proyecto de reforma económica planteado por el presidente Raúl Castro. En Estados Unidos es la elección presidencial en noviembre.

Ileana Yarza, de 76 años, le escribió a Obama el 18 de febrero, el día en que se anunció su viaje a Cuba, invitándolo a tomar café en su casa. En la primera carta enviada en sobre de la Casa Blanca, con el sello “USA-Cuba, correo directo”, sin crear expectativas Obama le respondió: “Espero tener tiempo de disfrutar de una taza de café cubano”.
*Máster en Relaciones Internacionales y en Estudios Asiáticos
*Graco Pérez