Gaspar Vallecillo
Garpar Vallecillo

Votamos sin pensar en Honduras

Los liberales buscaron un candidato que administrara su crisis para recuperar
aquel histórico ayer pujante y beligerante.

El exrector perdió por soberbio y sobrado. Ignoró a verdaderos líderes, no quiso
sombra. “Qué era Unitec antes que yo llegara”, “Qué era el Partido Liberal antes
que yo llegara”. Yo, yo. Se rodeo de quienes no objetan y aplauden errores y
obtuvo lo que no merecía su partido.

Publicidad

Al aceptar su derrota dijo “el pueblo es inteligente y escogió”. Por eso no lo
escogió a él. Fue rechazado por superlativo y por su intacta sapiencia política.
Qué pena.

Tuvo la ligereza de abrazar y llamar “presidente electo” al que iba punteando sin
ser aun declarado ganador e hizo un pacto de gobernabilidad con Libre que
partió al suyo sin misericordia ni remordimiento. Luis Orlando Zelaya no es líder
y por no tomar en cuenta a correligionarios con experiencia e inteligencia en
estas lides y sin dejarse asesorar, decretó su muerte política porque “sabía
demasiado” y enterró al partido. ¡Sabía demasiado! Expresión enfatizada en
novelas del oeste de Marcial Lafuente Estefanía cuando moría un vaquero
contrincante.

Rodolfo Pastor Fasquelle le sentenció, “hoy no Luis, tal vez mañana”. Es el único
responsable del penoso fracaso liberal. En estas elecciones hubo tensa
tranquilidad con muchos votantes, sin mucha “abstinencia”, como dice una
periodista.

Eso es muy bueno, lo malo fue cuando se conocieron las tendencias que no
aceptaron unos y alegraron a otros. Adelantando acontecimientos.
En 2013 escribí: Estamos lejos de una verdadera democracia. Nuestros dirigentes
son expresión del oscurantismo al estar inmersos en la politiquería y la
“democracia electorera”, reducto de falsos líderes que limita, enajena y engaña
incautos.

Una lección no aprendida es el atavismo de botar el voto en los aferrados al ayer
que nos tienen sin mañana. La perversión del interés político se impone con la
participación pasiva de muchos que desean el cambio que nunca llega y
favorecen con su voto consciente o hasta inducido por el subconsciente anímico, la posibilidad de fracasadas “ideologías” con esquemas de falsas expectativas
populistas que lejos de mejorar implantan una autocracia.
Un pueblo ignorante no piensa. Vaya hombres pusilánimes los que se dicen
demócratas que azuzan a sus huestes para lograr sus objetivos políticos y llegar a
gobernar. Eso es peligroso, porque generan desconfianza y afloran el caos para
presionar resultados sin importar los daños materiales y humanos que provocan.
No es así como se exigen y defienden sus derechos. Violencia genera violencia.
La democracia debe cuidarse a conciencia porque hasta que se pierde se reconoce
el valor de haberla tenido. Es importante recordar que nunca ha sido un fin, sino
un medio para lograr el bienestar social y demanda patriótica entrega. No es
juego.

Nuestro futuro es de aciertos y toma de decisiones no de desaciertos e
improvisaciones de políticos que se acusan de lo mismo en lugar de proponer
realidades para contrarrestar el protagonismo populista y embaucador que
amenaza con ganar los espacios que debemos asegurar para preservar este
intento de democracia, ahora nuestra peor herencia a las generaciones jóvenes.
Lejos estamos de una verdadera democracia. Muy lejos. Siempre perdemos todos
porque nunca aprendimos las lecciones de las elecciones y de los que “sabían
demasiado”. Los políticos siempre ganan porque votamos sin pensar en
Honduras.

Por Garpar Vallecillo